El blog de Carlos Díaz-Pache » 2010 » agosto » 13

¡Emprendamos!

Emprendedor

Una startup suele desarrollar una idea innovadora

En un país con un dramático 43% de paro juvenil, emprender no es una opción, es una obligación. Hasta ahora, muchos de los que pensaban montar su propio negocio terminaban abandonando el proyecto por las dificultades que encontraban en el camino y la relativa facilidad de conseguir un trabajo (sobre todo en el sector tecnológico). Las dificultades ahora son las mismas, pero el panorama alternativo es infinitamente peor.

El año pasado solo había una startup española entre las 50 mejores seleccionadas por Business Week (FON, de Martin Varsavsky), y hace unos días, la siguiente que podía aparecer en la lista, Tuenti, ha sido vendida a Telefónica, dejando de ser un proyecto propiedad de sus impulsores.

En España nunca ha existido una mentalidad emprendedora aunque algunos empresarios españoles hayan nadado contracorriente y hayan logrado importantes éxitos. La tradición española es buscar un puesto de trabajo seguro y no arriesgarse embarcándose en historias con gran incertidumbre. Esta mentalidad que parece que la crisis está cambiando aunque solo en parte, no modifica los problemas a los que se enfrenta quien tiene una idea que puede convertirse en un negocio exitoso que son, entre otros, los siguientes:

  • Financiación: Es dificil conseguir el soporte económico de una idea. Los jóvenes emprendedores recurren al sistema de friends & family para compensar la falta de financiación bancaria en la situación actual.
  • Tramitación y burocracia: Según el Banco Mundial, España es el país desarrollado en el que más se tarda en abrir una empresa. Eso desespera a cualquiera. Hace falta mucho esfuerzo por parte de la administración simplificar de forma radical la tramitación, para reducir los impuestos y las tasas, y para explicar los mecanismos que tiene para facilitar esta tarea. En especial, potenciar el uso de CIRCE para la creación de empresas de forma sencilla por internet.
  • Mercado laboral: En un mercado rígido, los emprendedores pueden sufrir pavor a contratar a las personas que necesitan para hacer crecer su incipiente negocio. Es importante hacerles perder ese miedo, flexibilizar el mercado para fomentar la creación de empleo.
  • Hipertrofia legislativa: El modelo de la administración en España, con sus tres niveles (local, autonómico y central), provoca que el Estado sufra de una hipertrofia legislativa que hace absolutamente incomprensible el marco legal y por lo tanto genera más incertidumbre. Los emprendedores no saben qué es lo que pueden o no pueden hacer. No saben si deben pedir permiso ni a quién deben hacerlo. Es importante reducir y aclarar el marco normativo.
  • Dependencia y condiciones en las subvenciones: Los ayuntamientos y las comunidades autónomas establecen subvenciones para jóvenes emprendedores, pero en muchas ocasiones las subvenciones incluyen unas condiciones que limitan la creación o el crecimiento del negocio: obligatoriedad de utilizar una lengua concreta, de ubicar la oficina en un lugar preestablecido, etc.

Pero desde luego, no es momento para lamentarse sino para buscar soluciones. Estamos formados y tenemos ideas. Quitémonos los complejos, orientemos el negocio y asumamos los riesgos. ¡Emprendamos!

¿Por qué ha fracasado Google Wave?

Google Wave

Google Wave

A pesar de las expectativas creadas en su lanzamiento hace solo unos meses, la semana pasada Google anunció la cancelación del proyecto Google Wave. Wave suponía una integración de varios medios utilizados hasta ahora por separado: e-mail, chat, fotos, vídeos, documentos, blogs, etc., cambiando de forma radical el modo en que la gente trabaja y comparte su trabajo.

La excusa oficial del fracaso es la «indiferencia» con la que la mayoría de los usuarios recibieron esta herramienta, vista en Google como revolucionaria. Pero las razones de esa indiferencia son las que ahora todo el mundo busca. Se ha hablado ya en muchos blogs sobre el tema, y todo el mundo tiene su opinión. De entre todas las razones, creo que hay que destacar la excesiva independencia de esta herramienta con respecto al resto de productos de Google.

La necesidad de invitación, la imposibilidad de utilizar la cuenta de google y la percepción de que era un correo electrónico superpotenciado pero distinto de la cuenta de gmail ha podido resultar letal para un producto que con toda seguridad añadía buenas funcionalidades que serían útiles en muchos casos de nuestro día a día.

Tengo la sospecha de que si se hubiese integrado en gmail, del mismo modo que ahora se ha hecho con Buzz, los usuarios empezarían a utilizarlo en los casos más conocidos (trabajo colaborativo, redacción on-line en grupo, etc.) y poco a poco tendría una gran aceptación. Parece que la estrategia de Google fue demasiado agresiva y los usuarios no quisieron estudiar las novedades que incorporaba.

Si Google lo incorpora poco a poco  a Gmail, las mismas funcionalidades serán recibidas con los brazos abiertos.

Panorama Theme by Themocracy