El blog de Carlos Díaz-Pache » Las trabas del emprendedor: burocracia, falta de financiación e incomprensión

Las trabas del emprendedor: burocracia, falta de financiación e incomprensión

Por Carlos Díaz-Pache Gosende, 21/03/2011 13:36
La burocracia dificulta la actividad productiva

La burocracia dificulta la actividad productiva

En otras ocasiones se ha hablado en este blog de emprender, de los emprendedores, y de su importancia. Estos días leíamos la noticia de cómo un chaval israelí de 19 años pudo acudir a Silicon Valley con una idea, cómo consiguió financiación de un modo relativamente sencillo, y cómo tuvo el apoyo de los suyos para ofrecer un producto distinto e intentar ganar dinero con ello.

Esa noticia me llevó a recordar que España es el país desarrollado en el que más se tarda en abrir una empresa, que no mejoramos estas cifras, y que en otros países no tienen estos problemas. En Dinamarca, de forma gratuita, y en una hora, puedes tener tu empresa legalmente constituida y preparada para facturar, algo impensable en España.

Simplemente, para poner publicidad en un blog como éste (que no la tiene), y siguiendo las indicaciones del blog de Pablo F. Burgueño, es necesario lo siguiente:

  • Darse de alta en el IAE (epígrafes 844 o 769.9)
  • Presentar trimestralmente el modelo de pago 130 de IRPF
  • Darse de alta en Hacienda en el censo de profesionales y empresarios
  • Emitir las facturas en papel a no ser que el pagador acepte expresamente la emisión de facturas electrónicas
  • Darse de alta en el RETA y pagar la cuota de autónomos de la Seguridad Social (entre 180€ y 260€/mes)
  • Presentar trimestralmente la declaración de IVA
  • Indicar de forma visible nombre, apellidos, DNI y dirección, para cumplir la LSSI
  • Notificar en el Registro General de la Agencia Española de Protección de Datos la creación de un fichero de datos de usuarios
  • Elaborar un documento de seguridad conforme el RD 1720/2007
  • Incluir un aviso de protección de datos que cumpla los requisitos de la LO 15/99

A mi, sinceramente, se me quitan las ganas. No ya de emprender, sino de vivir.

Pero la burocracia, que tantas trabas pone para arrancar un proyecto, no es el único motivo por el que de los 18 millones de empleados que hay en España, sólo tres sean autónomos. Existen otras barreras, fundamentalmente financieras y sociales.

En el primer caso, los bancos parece que no apuestan suficiente por nuevos negocios, con lo que los emprendedores se ven obligados a basarse en modelos de family & friends o a buscar un business angel, un inversor privado que invierte su propio dinero a cambio de una participación accionarial.

Y del problema financiero viene el problema social: estos dos modelos son complicados en España porque las familias y los amigos tienden más a animar a conseguir un puesto fijo en la Administración Pública a través de una oposición, que a prestar dinero para un proyecto loco sin ninguna garantía de retorno.

Y las dificultades a las que se enfrentan estos emprendedores no ayudan a que los inversores potenciales les confíen su dinero. Por eso, es encomiable el empeño, la determinación y el esfuerzo de los emprendedores españoles, de sus familiares y amigos, y de los pocos empresarios, grandes y pequeños, que apoyan la innovación real.

Ojalá que dentro de unos años podamos decir que España ha sufrido una transformación, que la sociedad ha comprendido que el apoyo a las personas con ideas es la única forma de pasar de una economía basada en turismo, construcción y viejas industrias, a una economía basada en la innovación, global y de futuro.

4 Rspuestas para “Las trabas del emprendedor: burocracia, falta de financiación e incomprensión”

  1. Marcos Obed dice:

    Y esto extrapólalo a cualquier tipo de negocio, no sólo en el ámbito de la tecnología. En la adminsitración no se dan cuenta que si fueran más eficientes y flexibles, en cuanto a requerimientos iniciales para poder comenzar un negocio, habrían muchos emprendedores haciendo cosas y por tanto estarían acelerando la recuperación económica que tanta falta hace.

  2. La cantidad de subsidios que podían dejar de pagarse, la cantidad de impuestos que podrían recaudarse, la cantidad de empleo que podría generarse. Así avanza una economía. Hay que pedir la simplificación administrativa de forma reiterada y tozuda.

  3. “[...] los bancos parece que no apuestan suficiente por nuevos negocios, con lo que los emprendedores se ven obligados a basarse en modelos de family & friends o a buscar un business angel, un inversor privado que invierte su propio dinero a cambio de una participación accionarial”

    En mi opinión, no podemos esperar de la banca tradicional apueste por nuevos negocios, al menos más allá de la obra social y sus préstamos sin aval para emprendedores (ejs. Bancaja, CAN, …).

    En la referencia de emprendedurismo por excelencia, USA, debemos buscar las diferencias en su ecosistema y la cultura social. Destacaría 2 puntos:

    1) En USA existe un rico ecosistema de agentes de inversión de riesgo para las diferentes fases de una empresa, desde el business angel con capital semilla, pasando por las rondas A/B/C de capital riesgo.

    En España existen pocos organismos de capital riesgo, y me atrevería a decir que de escaso prestigio internacional.

    Por otro lado, sí han proliferado agentes públicos de inversión de riesgo: obra social de las cajas, ICO a través de Asociaciones de Jóvenes Empresarios y CDTI; por citar los ejemplos más conocidos.

    Esto nos lleva al siguiente punto:

    2) En España falta asunción de riesgo personal.

    En no pocas ocasiones he escuchado los lamentos de supuestos emprendedores por falta de financiación para comenzar un negocio. Quejas derivadas de tener que jugarse su propio dinero y/o tiempo. Y me temo, precisamente, que ambos son imprescindible.

    Innovar requiere tiempo. Las ideas por si solas no valen nada. Y para convertir una idea (innovadora o no), en realidad, lo primero es asumir que has de pasar meses/años de escasez económica, con o sin inversión de por medio.

    Si no somos capaces de arriesgar nuestro tiempo y dinero, no esperemos que un tercero lo haga por nosotros. Si no somos capaces de asumir el fracaso como una posibilidad, no hemos entendido nada.

    Los cultura americana tolera el fracaso como un camino hacia el éxito; la española critica la ambición, fomenta el “funcionariado” y se burla de aquellos que lo intentan.

  4. Totalmente de acuerdo contigo, Javi. Me ha faltado comentar ese segundo e importante punto: la falta de asunción de riesgo personal. Muchos emprendedores intentan lanzar un proyecto trabajando un par de horas por las tardes, cuando su trabajo les deja tiempo, y así es imposible sacar nada adelante. Y esto está motivado también por la falta de apoyo social alrededor. Cuando tu familia, tus amigos, tus conocidos o tus compañeros te animan a que te quedes quieto, que conserves tu trabajo fijo, que no te arriesgues, es más difícil dar el paso.

    Por eso es ejemplar la labor de quienes consiguen (conseguís) lanzar un proyecto propio, innovador y viable.

Deja un Mensaje

Panorama Theme by Themocracy