El blog de Carlos Díaz-Pache » emprender

Entradas etiquetadas: emprender

Las trabas del emprendedor: burocracia, falta de financiación e incomprensión

La burocracia dificulta la actividad productiva

La burocracia dificulta la actividad productiva

En otras ocasiones se ha hablado en este blog de emprender, de los emprendedores, y de su importancia. Estos días leíamos la noticia de cómo un chaval israelí de 19 años pudo acudir a Silicon Valley con una idea, cómo consiguió financiación de un modo relativamente sencillo, y cómo tuvo el apoyo de los suyos para ofrecer un producto distinto e intentar ganar dinero con ello.

Esa noticia me llevó a recordar que España es el país desarrollado en el que más se tarda en abrir una empresa, que no mejoramos estas cifras, y que en otros países no tienen estos problemas. En Dinamarca, de forma gratuita, y en una hora, puedes tener tu empresa legalmente constituida y preparada para facturar, algo impensable en España.

Simplemente, para poner publicidad en un blog como éste (que no la tiene), y siguiendo las indicaciones del blog de Pablo F. Burgueño, es necesario lo siguiente:

  • Darse de alta en el IAE (epígrafes 844 o 769.9)
  • Presentar trimestralmente el modelo de pago 130 de IRPF
  • Darse de alta en Hacienda en el censo de profesionales y empresarios
  • Emitir las facturas en papel a no ser que el pagador acepte expresamente la emisión de facturas electrónicas
  • Darse de alta en el RETA y pagar la cuota de autónomos de la Seguridad Social (entre 180€ y 260€/mes)
  • Presentar trimestralmente la declaración de IVA
  • Indicar de forma visible nombre, apellidos, DNI y dirección, para cumplir la LSSI
  • Notificar en el Registro General de la Agencia Española de Protección de Datos la creación de un fichero de datos de usuarios
  • Elaborar un documento de seguridad conforme el RD 1720/2007
  • Incluir un aviso de protección de datos que cumpla los requisitos de la LO 15/99

A mi, sinceramente, se me quitan las ganas. No ya de emprender, sino de vivir.

Pero la burocracia, que tantas trabas pone para arrancar un proyecto, no es el único motivo por el que de los 18 millones de empleados que hay en España, sólo tres sean autónomos. Existen otras barreras, fundamentalmente financieras y sociales.

En el primer caso, los bancos parece que no apuestan suficiente por nuevos negocios, con lo que los emprendedores se ven obligados a basarse en modelos de family & friends o a buscar un business angel, un inversor privado que invierte su propio dinero a cambio de una participación accionarial.

Y del problema financiero viene el problema social: estos dos modelos son complicados en España porque las familias y los amigos tienden más a animar a conseguir un puesto fijo en la Administración Pública a través de una oposición, que a prestar dinero para un proyecto loco sin ninguna garantía de retorno.

Y las dificultades a las que se enfrentan estos emprendedores no ayudan a que los inversores potenciales les confíen su dinero. Por eso, es encomiable el empeño, la determinación y el esfuerzo de los emprendedores españoles, de sus familiares y amigos, y de los pocos empresarios, grandes y pequeños, que apoyan la innovación real.

Ojalá que dentro de unos años podamos decir que España ha sufrido una transformación, que la sociedad ha comprendido que el apoyo a las personas con ideas es la única forma de pasar de una economía basada en turismo, construcción y viejas industrias, a una economía basada en la innovación, global y de futuro.

¡Emprendamos!

Emprendedor

Una startup suele desarrollar una idea innovadora

En un país con un dramático 43% de paro juvenil, emprender no es una opción, es una obligación. Hasta ahora, muchos de los que pensaban montar su propio negocio terminaban abandonando el proyecto por las dificultades que encontraban en el camino y la relativa facilidad de conseguir un trabajo (sobre todo en el sector tecnológico). Las dificultades ahora son las mismas, pero el panorama alternativo es infinitamente peor.

El año pasado solo había una startup española entre las 50 mejores seleccionadas por Business Week (FON, de Martin Varsavsky), y hace unos días, la siguiente que podía aparecer en la lista, Tuenti, ha sido vendida a Telefónica, dejando de ser un proyecto propiedad de sus impulsores.

En España nunca ha existido una mentalidad emprendedora aunque algunos empresarios españoles hayan nadado contracorriente y hayan logrado importantes éxitos. La tradición española es buscar un puesto de trabajo seguro y no arriesgarse embarcándose en historias con gran incertidumbre. Esta mentalidad que parece que la crisis está cambiando aunque solo en parte, no modifica los problemas a los que se enfrenta quien tiene una idea que puede convertirse en un negocio exitoso que son, entre otros, los siguientes:

  • Financiación: Es dificil conseguir el soporte económico de una idea. Los jóvenes emprendedores recurren al sistema de friends & family para compensar la falta de financiación bancaria en la situación actual.
  • Tramitación y burocracia: Según el Banco Mundial, España es el país desarrollado en el que más se tarda en abrir una empresa. Eso desespera a cualquiera. Hace falta mucho esfuerzo por parte de la administración simplificar de forma radical la tramitación, para reducir los impuestos y las tasas, y para explicar los mecanismos que tiene para facilitar esta tarea. En especial, potenciar el uso de CIRCE para la creación de empresas de forma sencilla por internet.
  • Mercado laboral: En un mercado rígido, los emprendedores pueden sufrir pavor a contratar a las personas que necesitan para hacer crecer su incipiente negocio. Es importante hacerles perder ese miedo, flexibilizar el mercado para fomentar la creación de empleo.
  • Hipertrofia legislativa: El modelo de la administración en España, con sus tres niveles (local, autonómico y central), provoca que el Estado sufra de una hipertrofia legislativa que hace absolutamente incomprensible el marco legal y por lo tanto genera más incertidumbre. Los emprendedores no saben qué es lo que pueden o no pueden hacer. No saben si deben pedir permiso ni a quién deben hacerlo. Es importante reducir y aclarar el marco normativo.
  • Dependencia y condiciones en las subvenciones: Los ayuntamientos y las comunidades autónomas establecen subvenciones para jóvenes emprendedores, pero en muchas ocasiones las subvenciones incluyen unas condiciones que limitan la creación o el crecimiento del negocio: obligatoriedad de utilizar una lengua concreta, de ubicar la oficina en un lugar preestablecido, etc.

Pero desde luego, no es momento para lamentarse sino para buscar soluciones. Estamos formados y tenemos ideas. Quitémonos los complejos, orientemos el negocio y asumamos los riesgos. ¡Emprendamos!

Panorama Theme by Themocracy