El blog de Carlos Díaz-Pache » neutralidad

Entradas etiquetadas: neutralidad

El PP se posiciona

Partido Popular

Partido Popular

El Partido Popular ha hecho pública su postura apostando por la transparencia y la libertad de expresión en internet. Esteban González Pons ha presentado el borrador de un documento que es el resultado de una jornada sobre Nuevas Tecnologías celebrada en Valencia. El documento (PDF) pretende ser “una declaración de los derechos que el PP defiende en Internet“, y se organiza en los siguientes puntos:

  1. Transparencia
  2. Libertad de expresión
  3. Derechos de autor y canon
  4. Más democracia a través de la red
  5. Derecho de acceso universal a internet
  6. Tarifa plana
  7. Internet seguro y libre para todos
  8. Protección y seguridad en las comunicaciones electrónicas
  9. Derecho a la dignidad y a la reputación en internet

Además, González Pons ha hecho unas declaraciones asegurando que los datos de las Administraciones Públicas deben ponerse a disposición de los ciudadanos y que estos datos deben residir en España.

Creo que la presentación de este manifiesto es un gran paso para ordenar la posición de cada uno en el debate sobre hacia dónde camina la Administración Pública y hacia donde debe orientarse la legislación que regula las nuevas formas de comunicación.

En cuanto a la transparencia, el documento habla explícitamente de un “Gobierno Abierto”, lo que supone un espaldarazo muy importante para todas las iniciativas en marcha y pendientes que pretenden abrir  la administración para acercarla al ciudadano y abrir el gobierno para permitir la participación de todos.

El Partido Popular vuelve a posicionarse en contra del canon digital, por indiscriminado e injusto, y plantea lo que hemos dicho en innumerables ocasiones: es necesario replantearse completamente el concepto de propiedad intelectual y buscar nuevos modelos de negocio. Añado que es de vital importancia favorecer el diálogo entre los “creadores” (¿no lo somos todos?) y quienes consumen o disfrutan de sus creaciones evitando crear una situación de bandos cerrados y posturas irreconciliables tan frecuentes entre nosotros. La democratización en la distribución de la cultura nos plantea un escenario completamente nuevo que debemos estudiar entre todos.

Cuando se refiere a la liberta de expresión, habla, sin mencionarla, de la rechazada Ley Sinde. Recuerda algo que no debería haberse olvidado, y es que “la decisión de cierre de una página web deberá ser siempre adoptada por la autoridad judicial competente“. Añadiría, para que no quedase la más mínima sombra de duda por la interpretación que podemos dar de las palabras, que la creación de comisiones administrativas que vigilen las publicaciones de los ciudadanos y traten de impedir la difusión de contenidos constituye una forma de censura intolerable en un Estado de Derecho.

En el punto de la tarifa plana aborda la cuestión de las redes móviles para pedir que se incentive “la inversión en el despliegue de redes banda ancha de nueva generación“, algo a lo que las operadoras ya están obligadas por los términos de la concesión de sus licencias, y que no estaría de más recordarles. Es importante destacar en este punto que las redes móviles no son distintas a las redes fijas y que por lo tanto sus normas deberían ser las mismas.

En cuanto a la presencia de los datos personales en servidores ubicados en España, hay que recordar que la ubicación y custodia de los datos es probablemente la cuestión que más está retrasando la definición de las administraciones electrónicas bajo el concepto del Cloud Computing. Y es normal que sea así. Dice González Pons que ”un país cuyos datos se encuentran en el extranjero no será dueño de su propia soberanía“, y estoy de acuerdo. Y por eso hay que buscar las fórmulas que permitan adoptar los mejores sistemas sin renunciar a la custodia de los datos. Por ejemplo:

  • Creando nubes privadas de la Administración, alimentando e interconectando redes como Sara, Nerea, etc.
  • Promocionando sistemas mixtos, de servicios en la nube con los datos en servidores nacionales con la debidamente custodiada y cifrada
  • Instando a los proveedores de servicios a desarrollar sistemas de fácil interconexión con los respositorios de datos personales de la Administración

Finalmente, me gustaría comentar una destacada ausencia en el manifiesto, que por evidente no puede ser casual. Quiero pensar que no se ha incorporado un punto específico de defensa de la neutralidad en la Red porque al ser un borrador, ese punto está en proceso de redacción.

Realmente, de la neutralidad de la red depende todo lo demás, y sin neutralidad no puede haber democracia. Una red en la que los proveedores deciden qué servicios favorecen, qué orígenes o qué destinos de las comunicaciones se pueden alcanzar o son vetados, no es una red de comunicaciones sino un espacio privado administrado por las operadoras en el que no se puede desarrollar la innovación o ejercer los derechos fundamentales recogidos por la legislación internacional.

Tan importante es este punto, que aquí se ha hablado largo y tendido, comentado los ataques recibidos, las apuestas de la UE o apoyando los manifiestos que reclamaban el mantenimiento de internet como una red neutral.

El manifiesto del Partido Popular me parece un estupendo punto de partida y un posicionamiento firme y claro. En cuanto se le incorpore el punto de la neutralidad será un excelente inicio. A partir de aquí, debe iniciarse un proceso para llevar al parlamento las iniciativas que deriven de esta posición, para favorecer la apertura de datos, la participación ciudadana, la seguridad jurídica y la protección de la información.

La neutralidad en la red

Telefónica

Telefónica

Después de que César Alierta, presidente de Telefónica, se descolgase con unas declaraciones en las que ponía en entredicho la neutralidad de la red y pretendía que los buscadores pagasen a Telefónica porque al fin y al cabo usaban las redes físicas que ellos ponen, las reacciones no se han hecho esperar. Enrique DansError500, El insultor, Carlos Sánchez Almeida, o Perogrullo han comentado ampliamente el disparate sugerido por Alierta.

Disparate por varios motivos, que mucha gente se ha encargado de poner de relieve y que me gustaría recopilar:

  • La red es neutral, y por tanto no puede discriminar o priorizar un tráfico sobre otro. Un e-mail no puede llegar al internauta por carreteras comarcales y un vídeo de youtube por una autovía. Ni viceversa. Y este principio se aplica a los buscadores y a cualquier proveedor de contenido. Si un usuario paga 20 Mb de bajada, debería obtener esos 20 Mb de bajada y que su operador no priorizase el tráfico de Yahoo sobre Google porque éste primero le haya pagado y el segundo no, porque entonces la red no es neutral, los 20 Mb no son reales y esa no neutralidad de la red se abre a censuras, e intereses contrarios a los usuarios.
  • Es una fanfarronada. Google no va a pagar ni un duro a Telefónica por enviar sus contenidos a los usuarios por sus redes. Entre otras cosas porque dada la tipología descentralizada de internet, google seguirá llegando a las casas de los usuarios, y si Telefónica, cuando detecta un tráfico de google lo bloquea o lo ralentiza, los usuarios se darán de baja en masa y se irán a la competencia. Afortunadamente hace muchos años que el mercado de las telecomunicaciones está liberalizado en España
  • ¿Donde estaría el límite? Los buscadores seguramente ocupen una gran parte del ancho de banda disponible porque los usuarios los utilizan con profusión. Pero también se utiliza la banca electrónica. ¿Se va a cobrar a BBVA por poner en internet servicios de banca electrónica? ¿Se va a cobrar a facebook? ¿A twitter? ¿Se va a cobrar a Ramoncín por poner a disposición de los internautas su discografía desde su página web? Eso sí sería rizar el rizo.
  • La inteligencia es de los usuarios. Alierta también comentó que la inteligencia está en la red “y las redes son nuestras“, como queriendo apropiarse del conocimiento, la innovación o el pensamiento que circula por Internet. La red física es un medio. Nada más. Lo que transita por ese medio es lo valioso, y no los kilómetros de cable que haya podido tender un operador. La inteligencia está en la red porque los usuarios tienen y generan esa inteligencia, que comparten de muy diversos modos, y Telefónica es un mero canalizador. Pero si no existiese Telefónica no pasaría nada, porque habría otros canales para seguir innovando y compartiendo.

Cuando la ignorancia se suma a la osadía (que es muy frecuentemente), suele dar un resultado penoso.

Panorama Theme by Themocracy